Aplicaciones

El cloruro de sodio o sal común es uno de los ingredientes más antiguos usados por la humanidad. Entre las aplicaciones más comunes que posee se encuentran:

  • Productos cárnicos

  • Panadería

  • Botanas

  • Salsas y condimentos

  • Productos procesados

  • Productos lácteos

  • Repostería con chocolate

  • Postres y Helados

  • Cereales para desayuno

  • Productos cárnicos

  • Vegetales procesados, fermentados, acidificados

  • Dulces y golosinas

El sodio desempeña muchas funciones biológicas importantes, ya que mantiene el pH sanguíneo y el equilibrio hídrico, participa en la conducción nerviosa y en la contracción muscular. Todos los alimentos lo contienen de manera natural, aún cuando su principal fuente es la sal común o cloruro de sodio, adicionada en la industria o en la cocina. 

(Fuente: Badui S., 2013, Química de los Alimentos)


La sal es un producto cristalino constituido principalmente por cloruro de sodio. Se puede obtener del mar, a partir de depósitos rocosos subterráneos o por salmueras naturales.


(Fuente: Codex Alimentarius, Codex Stan 150-1985 http://www.fao.org/fao-who-codexalimentarius/sh-proxy/en/?lnk=1&url=https%253A%252F%252Fworkspace.fao.org%252Fsites%252Fcodex%252FStandards%252FCXS%2B150-1985%252FCXS_150e.pdf)


La sal es un ingrediente utilizado como conservador, como agente de volumen o para adicionar un sabor salado a los productos, además de fungir como enmascarador o potenciador de sabores.


En cuanto a su actividad conservadora, se puede decir que ayuda a prolongar la vida útil de los productos al protegerlos del deterioro causado por microorganismos. 

(Fuente: Regulación Comunidad Europea (EC) No 1333/2008 http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CONSLEG:2008R1333:20120813:EN:PDF)

Como agente de volumen, este ingrediente favorece el incremento significativo del volumen en un producto sin que su adición repercuta en gran medida en el valor calórico del alimento. 

(Fuente: Regulación Comunidad Europea (EC) No 1333/2008 http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CONSLEG:2008R1333:20120813:EN:PDF)

Un agente potenciador del sabor/aroma es toda aquella sustancia capaz de mejorar algún sabor/aroma en el alimento. 

(Fuente: Regulación Europea (EC) No 1333/2008 http://eur- lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CONSLEG:2008R1333:20120813:EN:PDF)

Nombre Químico y Estructura

  • Cloruro de sodio

El cloruro de sodio también se puede encontrar comercialmente o en el etiquetado como sal común, sal de cocina, sal negra, saborizante (sal), sal grado alimenticio, sal industrial alimenticia, contenido de sal de cocina, sal comestible, sal micro-refinada, mineral (cloruros de sodio), NaCl, Namak (sal), Natrium Cloruro, Natrium Muriaticum, solución salina, Nat Mur, sal de mesa, sazonador (sal), sal (potenciador de sabor), sal (refinada), sal (para dar sabor), contiene sal, salitre blanco (sal).


    Algunas Características Fisicoquímicas de Relevancia


El cloruro de sodio se presenta como un sólido blanco cristalino. Posee una densidad de 2.16g/cm3 y su gravedad específica es de 2.165. Es soluble en agua, etanol, glicerol, propilenglicol. Su punto de fusión se encuentra a los 801ºC y su punto de ebullición es de 1413ºC. Su pH en solución es de 7.

La sal o cloruro de sodio es uno de los ingredientes más antiguos utilizados por la humanidad. Su incorporación a los alimentos se dio, originalmente, con la intención de conservarlos. Con el avance de la tecnología, actualmente, se tienen otros métodos para conseguir aumentar la vida de los alimentos. Sin embargo, el gusto salado sigue siendo una característica importante en los productos. Además de favorecer a la conservación, la sal se añade para mejorar u otorgar cierta textura a los alimentos.


El efecto antimicrobiano de la sal se da por su capacidad de reducir la actividad de agua en los productos alimenticios; esto limita la disponibilidad de agua a los microorganismos evitando su desarrollo. A su vez, al tenerse altas concentraciones de sal en un alimento, se presentan fenómenos de ósmosis que generan la deshidratación de las células, ocasionando la muerte o un crecimiento retardado de los microorganismos.


En productos fermentados, la presencia de sal favorece el desarrollo de bacterias lácticas y el control de microorganismos patógenos y de descomposición. Esto es especialmente importante en la producción de pepinillos, quesos, cárnicos curados y otros vegetales fermentados, como el chucrut.


Por otra parte, el sodio es un mineral de relevancia para el correcto funcionamiento del cuerpo. Interviene en diferentes procesos metabólicos y en funciones vitales, como el correcto bombeo del corazón. Todos los alimentos lo contienen, sin embargo, el mayor aporte proviene de añadir intencionalmente sal a la comida. En épocas recientes, se ha observado un efecto negativo al consumirla en exceso por un tiempo prolongado. Aún existe controversia sobre este tema, pero, la mayoría de las autoridades de salud recomiendan enfáticamente la reducción de su consumo.


Desde el punto de vista tecnológico, al disminuir el contenido de cloruro de sodio de las formulaciones puede afectar negativamente al producto, sobre todo en aquellos donde no se encuentran presentes otros conservadores o métodos de conservación adicionales que prevengan la descomposición del alimento. Por ejemplo, si el alimento tiene un pH inferior a los 3.8 y/o ha sido sometido a algún proceso térmico o de refrigeración/congelación y posee un contenido de azúcar alto, se reduce el riesgo por modificar el contenido de sal. Sin embargo, es muy importante realizar un estudio de riesgos y funcionalidad al efectuar una reducción de sal en los productos, ya que en diferentes experiencias alrededor del mundo, tanto en productos lácteos, cárnicos y alimentos listos para consumirse, se ha encontrado que al disminuirlo se puede poner en riesgo la inocuidad de los alimentos.


Existen algunas sales que se puede utilizar en combinación para reducir el contenido de cloruro de sodio, tal es el caso del cloruro de potasio, el lactato de potasio y el diacetato de sodio. De manera individual o en mezclas se ha observado que pueden ser una alternativa para la sustitución, sin embargo, no son tan eficientes como la sal común, por lo que se tienen que dosificar en mayor concentración y llegan a producir resabios en los productos.


El cloruro de sodio también otorga características de textura a los alimentos; los vuelve más firmes o de textura crujiente, esto es particualmente importante en quesos y cárnicos. 


(Fuente: Biblioteca de Medicina de los EEUU, Strategies to Reduce Sodium Intake in the United States http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK50952/)


La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingestión diara de menos de 5g de cloruro de sodio, es decir, menos de media cucharadita de sal al día para adultos. 


(Fuente: Hablemos Claro, Sustitutos de la sal en alimentos http://www.hablemosclaro.org/Temas/2/13/Sustitutos_de_la_sal_en_alimentos#.VKB1yD38os)


Dosificaciones a considerar:

CODEX ALIMENTARIUS (FAO) – Regulación Internacional

Alimento

Dosis máxima

Observaciones

Para todos los alimentos

---

Buenas Prácticas de Fabricación (BPF)

http://www.codexalimentarius.org/input/download/standards/3/CXS_150e.pdf

NOM 040-SSA1-1993 – Regulación Mexicana

Alimento

Dosis máxima

Observaciones

Para todos los alimentos

---

Buenas Prácticas de Fabricación (BPF)

http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/nom/m040ssa193.html


Este ingrediente se encuentra aprobado por las siguientes entidades nacionales e internacionales:

http://www.fda.gov/Food/IngredientsPackagingLabeling/GRAS/SCOGS/ucm261481.htm



Principales países que están usando el ingrediente en sus nuevos productos

  • Estados Unidos 

  • Noruega

  • Francia

  • Reino Unido

  • Finlandia

  • México


Otros ingredientes